< regresar a los últimos

Chicas en las rocas

  • DESFILADERO RED RIVER,USA – 07:21 PM: Imaginación Pura – Sasha DiGiulian se convierte en la primera mujer americana en 9a/5.14d 

of
CHICAS EN LAS ROCAS. Los agarres de plástico de gran colorido las han hecho fuertes: las jóvenes mujeres escaladoras han aprendido mucho en el camino. Ahora no solo encabezan las competencias internacionales, sino también conquistan las caras de roca más duras y exigentes. Una nueva generacióncon poder femeninoestá entrando en la lucha. Toma nota, Sasha DiGiulian, Mélissa Le Nevé y Barbara Zangerl son nombres que debemos recordar. Enganchadas a las alturas: "Avanzar en la pared de escalada fue emocionante. ¡Tuve que hacerlo de nuevo!”Han pasado doce años desde que Sasha DiGiulian descubrió esta pasión. Tenía siete años en ese momento, y un hecho casual, una fiesta infantil para su hermano Charlie, dos años mayor que ella, llevó a la pequeña al “Deporte de Escalar Rocas” en un centro de escalada en Alejandría, cerca de Washington D.C.Años más tarde, su madre Andrea le dijo a la prensa local en Virginia acerca de su sorpresa cuando vio a su hija "trepando por las paredes como un mono", mientras que los chicos, para quienes se había hecho el evento, habían encontrado esta actividad verdaderamente difícil. Hasta entonces, Andrea DiGiulian había pensado que su hija estaba destinada a ser una patinadora artística o bailarina, pero para la niña, a quien obligaron a tomar clases de estas disciplinas, fue bastante tedioso. "Nunca me había sentido tan natural en un deporte como al escalar", recuerda Sasha. Así que su madre la empezó a llevar al centro para escalar más a menudo. Sasha DiGiulian, la estadounidense de 19 años de edad, actualmente es una campeona mundial. No solo en las competencias, sino también en las rutas difíciles en el exterior, por ejemplo, en España. El otoño pasado, incluso subió hasta el grado más alto de dificultad, el 9a. Hoy en día, a sus 19 años de edad, de vez en cuando se refieren a ella sus compañeros de escalada como "La Chica Rosa" y no le molesta. "El rosa es mi color favorito", confiesa, y justo el día de la entrevista usaba una camisa deportiva, zapatos y un brazalete de la Amistad de dicho color, sentada como modelo, pequeña, delgada y bonita, sobre una banca de madera al frente, mientras amablemente respondía a todas las preguntas. Pero no hay que dejarse engañar, ni por su aspecto delicado ni por el barniz color rosa del que están pintadas sus uñas y es visto en varias fotos mientras se agarra fuertemente a las duras rocas: Sasha es de una nueva generación de mujeres muy jóvenes, muy fuertes en la escena de la escalada, si no es que de las más fuertes. En octubre del año pasado la adolescente subió el nivel poco antes de cumplir 19, completando su ruta más difícil hasta el momento. En su región favorita, el desfiladeroRed River en Kentucky, subió la ruta "Pure Imagination", convirtiéndose así en la primera norteamericana y la tercera mujer en todo el mundo en subir un nivel 9a. "Los agarres están afilados y son muy pequeños, pero a pesar de esta gran batalla, la subida es increíblemente divertida y atractiva", escribió extasiada en un correo electrónico al día siguiente. "Esto es por mucho la escalada más difícil en la que he estado". Antes de eso ya había ganado el oro (en general), la plata (en un peñasco) y el bronce (en un duelo) en el Campeonato del Mundo en Arco y había completado con éxito varias rutas de la mayor dificultad, 8c+ y 8b+. Nada es un problema para ella: "Escalar me ha ayudado aaprender a establecer objetivos y completarlos", dice, mostrando su valor. Sasha es el mejor ejemplo de la nueva generación en la escalada deportiva: las mujeres jóvenes que, a diferencia de la anterior generación, descubrieron su pasión a una edad muy temprana con la ayuda de los agarres de colores en los gimnasios para escalar. "Hoy en día, los escaladores pueden desarrollar sus habilidades en todas partes", dice Christoph Finkel, entrenador de escalada de la selección nacional alemana, "mientras que en el pasado se limitaban a las montañas". Una escaladora como la famosa Lynn Hill de 50 años de edad ha aprendido en rocas reales y eso era completamente normal. Hoy en día, los jóvenes atletas que están surgiendo "han crecido en el gimnasio". De acuerdo con Finkel, este es el mayor cambio en el deporte hasta el momento y se deriva de una filosofía completamente nueva. Mientras que solo hace unos pocos años, el entrenamiento bajo techo era el último recurso, el plástico en los gimnasios era visto con desdén y los proyectos de gran escala al aire libre eran casi siempre el objetivo, ya sea en los Alpes, en el Everest o en el Parque de Yosemite en los Estados Unidos, el enfoque de hoy es en la escalada por sí misma, en agarres coloridos que te llevan a grados de dificultad más y más altos. Cada vez que Finkel quiere llevarlos fuera, a menudo escucha a sus fuertes y jóvenes mujeres decir: "Hace demasiado frío, está demasiado húmedo, es demasiado lejos". Quieren superar los problemas creativos en el gimnasio, ya sean de roca o plomo. Las rutas atornilladas desde hace mucho tiempo han dejado de emular las paredes de roca natural que la naturaleza tiene para ofrecer y ahora constituyen un mundo propio. Debido a que el riesgo de caídas y lesiones en las paredes artificiales muy bien aseguradas es mucho menor, las niñas muy pequeñas pueden divertirse probando este deporte en su tiempo libre y rápidamente retar sus propios límites. En el pasado, 14 años era la edad normal para ser principiante. "Hoy en día, algunos niños de 10 o 12 años están escalando lo que era el nivel ms alto hace 20 años atrás", dice Finkel. El éxito es un gran motivador y los niños están desarrollando un gusto por la escalada competitiva a una edad cada vez más temprana: Sasha tenía nueve años cuando entró al gimnasio de escalada un sábado por la mañana con su madre y se sorprendió al encontrar a una multitud de niños y adolescentes allí. El "Campeonato Regional de la Juventud" se estaba organizando. Sasha no sabía nada al respecto, pero estaba decidida a participar. Después de algunas deliberaciones se le permitió tomar parte en la categoría de los niños más pequeños, los menores de once años. El hecho de que llegara primero al objetivo, sin ninguna preparación, es algo que le da un gran orgullo a la joven estadounidense hasta el día de hoy. A partir de ahí, participó de manera regular en el círculo de competencia de Estados Unidos, primero a nivel local, luego regional y nacionalmente, progresando a nivel internacional. Después de graduarse de la preparatoria en junio del 2011 dejó a un lado todo durante un año por la escalada. Su itinerario se lee como el de un ministro de Relaciones Exteriores en gran demanda. La lleva tres meses de gira por Europa, por ejemplo: de Austria a Alemania, Francia e Italia. De Austria a un corto viaje a Utah (Estados Unidos). De Austria a Alemania. De Austria a España, Países Bajos, España. De Austria a Bélgica y siempre en la agenda tenía competencias, campeonatos mundiales, rutas difíciles y sesiones fotográficas. En octubre pasó tres días enteros en su casa en Washington antes de continuar a través de los EE.UU. y tuvo su mayor éxito del año en la piedra arenosa del desfiladero Red River. A esto le siguió su primer viaje a Asia, con China como su destino a final del año. Mélissa Le Nevé, la francesa de 22 años de edad, se está haciendo un nombre como la especialista en la escalada en bloque. Un viaje a “Rocklands” en Sudáfrica la motivó a hacerle frente a problemas cada vez más difíciles para luego superarlos. La francesa Mélissa Le Nevé ha participado en competencias, en rutas con un alto grado de dificultad (8b+) y en escaladas en bloques desafiantes alrededor del mundo. El verano del año pasado, conquistó nuevas alturas en el exótico entorno de Sudáfrica. "Black Shadow" (8a +) en Rocklands era el nombre de su mayor desafío: "Era la primera vez que me iba todo el camino por una roca tan difícil y eso realmente me motivó a enfrentar mis límites aún más", dice la mujer de 22 años de edad, de aspecto delicado y rizos castaños. Mel, como se llama a ella misma, también debe ser contada entre las chicas nuevas más fuertes. De niña soñaba con la escalada deportiva, pero en la "región plana" de Burdeos, parecía imposible. A la edad de 15 años, fue que por fin encontró un pequeño gimnasio de escalada, de tan solo 7m de alto y poco después, cada minuto de su tiempo libre lo dedicó a escalar. Hoy Mel tiene tres entrenadores y practica cuatro horas al día. Ha aplazado su plan de entrar al periodismo por el momento. "Eso es algo que puedo hacer más adelante". Por ahora, quiere concentrarse exclusivamente en su pasión por este deporte: "Cuando escalo, me siento libre", explica. Ella ha estado en el negocio de la escalada desde el 2006 y todavía tiene muchos éxitos por conquistar. El entrenador Christoph Finkel sabe que es un negocio difícil: "Tienes que ser muy idealista y no se gana una fortuna". Viajas por todo el mundo y la gente que te encuentras en el camino son la recompensa de esta exigente disciplina y los sacrificios que debes hacer por este deporte. "Cuando eres joven, lo disfrutas", dice. Pero, en todo el mundo, las mujeres que viven de este deporte se cuentan con la mano. Y aún no son tan conocidas como los hombres. Todos los entusiastas de la escalada recreativa por lo menos han oído hablar de Adam Ondra, Chris Sharma o David Lama, pero, ¿qué pasa con las chicas? Barbara Zangerl. Varias rutas difíciles están en la agenda de la tirolesa de 23 años de edad. Todo lo que realmente necesita para un día perfecto es una afilada y sobresaliente ruta de 400 metros de altura como el "Hotel Supramonte" en Cerdeña. El nombre de Sasha DiGiulian está siendo muy conocido entre la fraternidad de la escalada y el de Barbara Zangerl significa también algo para mucha gente, en países de habla alemana, al menos desde el 2008, la austriaca se convirtió en la primera mujer que escaló el "Pura Vida" en grado 8b en escalada en bloque. Tenía 19 años en ese momento y fue aclamada como la estrella fugaz de la escena de la escalada. "Eso fue degradante", dice hoy la chica de 23 años de edad, con un dejo de amargura. "Pura Vida" en el Valle Avers en Suiza, hoy está clasificado como 8a+/b. ¿Solo porque una mujer lo subió? Como sea, no tiene ninguna consecuencia para Bárbara, porque ella ya tiene rutas calificadas como 8c en su lista. Con el tiempo, los alumnos de grados más bajos no serán capaces de ponerse al día porque las mujeres están avanzando en todos los aspectos. Zangerl es originaria de Strengen, un pequeño pueblo en Arlberg, y a pesar de que ella creció rodeada porlas montañas, su primera ascensión fue en un gimnasio de escalada. La tirolesa tenía 14 años cuando su hermano la llevó al centro de escalada bajo techo en Flirsch. De inmediato se convirtió en una visitante regular. Fue el muy conocido escalador Bernd Zangerl, quien no tenía ningún parentesco con ella, el que la llevó al aire libre. Su primera experiencia de roca real era para ella como "Navidad y Semana Santa a la vez". En el pasado era una especialista en piedra, pero ahora pretende hacer más escalada alpina porque " le ofrece una mayor aventura". Su pasión por las multi rutas despertó durante un viaje a Cerdeña. En el 2009, se paró frente a la pared de 400 metros de altura por primera vez: "Hotel Supramonte", once rutas (8b). "Increíble", pensó para sí misma, "¡lo que sería intentar algo así!" Un sueño. Pero en el 2009 era claramente solo una ilusión. La ruta se quedó atrapada en su mente y en la primavera del año siguiente, estaba lista. "Es muy difícil, no hay ninguna posibilidad de mantener la energía", pensó mientras analizaba la ruta desde abajo. "Tal vez, todo esto sea demasiado ambicioso", pensaba. Pero, después de solo cuatro intentos, había conquistado el "Hotel", junto con su compañero de escalada: "Fue un día perfecto, un sentimiento increíble", dijo entusiasmada. Uno de sus proyectos actuales es "Silbergeier", una de las rutas difíciles (8b+) en Rätikon, que se vio obligada a abandonar el año pasado a raíz de una hernia discal. "Estoy deseando que llegue el día en el que esté de pie frente a la pared otra vez". Barbara también está sumergida en el mundo de las rocas y la escalada en bloque: tiene un trabajo en un hospital como asistente técnico médico y trabaja medio tiempo, lo que le permite continuar con sus proyectos de escalada.Mélissa tiene planes similares, quiere hacer más escaladas al aire libre cuando lo permita la temporada de competencias. No importa si se trata de escalada en bloque o rutas, lo principal es que debe ser piedra. Cada vez se interesa más en multi rutas, porque "la libertad en ellas se vive intensamente". Es por eso que ha pasado de la tierra llana a vivir en Aix-en-Provence en el sur de Francia desde hace algún tiempo, muy cerca de varias rocas famosas de escalada. Sasha, por su parte, alardea sobre la ruta"Cosi Fan Tutte" en España, no solo porque es un 8c+ para su colección, sino también porque el paisaje es impresionante. "Se encuentra ubicada sobre un río verde-azul y la roca es una hermosa luz depiedra caliza. Para llegar allí o caminas más de una hora hacia arriba y luego bajas por el valle, o tomas las balsas y bajas el cañón por el río. Contemplé las dos posibilidades y ambas eran aventuras muy divertidas". Parece que las cosas simplemente se hacen al revés: hoy en día se comienza con los agarres de plástico, los muros artificiales dan fuerza a los escaladores. Pero sin importar el grado de dificultad que Sasha, Mélissa y Barbara superen en el futuro y las competencias que ganen, sus caminos las guían claramente hacia las rocas reales, a las montañas reales. Y, en todos los sentidos, a nuevas alturas. Estas chicas planean superar rutas desafiantes en el futuro. Eso significa que todos los días muy temprano en la mañana, realiza largas aproximaciones y al final de la tarde realiza descensos que demandan mucha resistencia. A diferencia de escalar en un jardín, el equipo adecuado es la clave para el éxito de este tipo de retos. Debe ser ligero, por ejemplo, y al mismo tiempo, sumamente funcional como los productos de la colección mujeres terrex™.